El 1X2

Uno de los tipos de apuestas más conocidos es la conocida como 1×2. Este tipo de apuesta también es conocida como apuesta al resultado final, o apuesta al vencedor del encuentro. No es aplicable a todos los eventos, ya que en algunos deportes no se da la posibilidad del empate, pero desde luego es la apuesta básica en los partidos de fútbol. El 1X2 hace referencia a los tres resultados posibles; la victoria del equipo local, ósea el 1, el empate, que corresponde a la letra X, y el 2, que obviamente es el equipo visitante.

El 1×2 es la apuesta menos arriesgada

En un partido de fútbol esta será en principio la apuesta más sencilla y menos arriesgada por la que podemos decantarnos. Solo se pone en juego tres posibles resultados, lo que permite que alguien que se documente un poco conozca las probabilidades de que se den cada uno de estos resultados. Es cierto que en un partido de fútbol pueden ocurrir muchas cosas, pero incluso alguien que no tenga conocimientos sobre el deporte o los equipos involucrados, tendría una probabilidad del 33.33% de acertar. Por lo general cuando uno se introduce en el mundo de las apuestas deportivas, suele decantarse por este tipo de apuesta, ya que será la base para otras apuestas más complejas que contiene más variables o son, en principio, menos probables.

La cuota para cada resultado

Al tratarse de una apuesta con solo 3 posibles resultados, una persona que este iniciándose en el mundo de las apuestas deportivas, podría pensar que la cuota por cada uno de los resultados es exactamente igual. No es así, la cuota será diferente para cada resultado, en base a las probabilidades que la casa de apuesta considera que tiene cada equipo de vencer. Es posible que la victoria de un equipo tenga una cuota muy escasa y la victoria del otro tenga una cuota realmente alta. Por lo general, el empate mantendrá una cuota comprendida entre las cuotas por la victoria de cada equipo.

Ejemplo:

1 x 2
1.40 3.00 6.50

La cuota mínima recomendada

Los apostadores profesionales consideran que hay una cuota mínima para apostar. Es posible apostar a resultados que tengan una cuota inferior, pero el riesgo no compensa la posible ganancia. La cuota mínima considerada aceptable para una apuesta es el 1.70. La lógica dictamina que si apostamos por un resultado con una cuota inferior, tenemos muchas posibilidades de ganar, pero ¿de verdad compensa apostar 100$ a un resultado con una cuota de 1.15 para ganar tan solo 15$?

Por otro lado, no existe una cuota máxima recomendada, pero debemos recordar que cuanto mayor sea la cuota menos probable será que se dé la victoria. Esto no quiere decir que no sea interesante realizar una apuesta con una cuota de 5.00, solo que debemos ser conscientes, que dado que hay menos posibilidad de que ese resultado se dé, es mejor apostar una cuantía menor.